Nuevas heroínas del cine de audiencias

El papel de la mujer en el cine ha cambiado mucho en estas últimas décadas. Si bien en otros ámbitos de la cultura mediada siguen manteniéndose ciertos micromachismos en la representación de la mujer, en el cine preferido por el gran público no es así. Los roles han cambiado drásticamente, pasando a reflejar no tanto la realidad que nos rodea, sino lo que la sociedad desea y, por tanto, las tendencias hacia las que se mueve. La imagen que se ofrece de la mujer en la actualidad es un rol mucho más completo, de mujeres que deciden por ellas mismas, que no son castigadas por ello y que, incluso, que aparecen abanderando la emergencia de valores nuevos que concilian las grandes contradicciones de la Modernidad: individuo y sociedad, solidaridad y lucha, ética y placer, artificio y naturaleza, trascendencia e inmanencia…

En este video, se muestra un repaso de los principales modelos de mujer que refleja el cine en la actualidad, desde los 90 como década clave en la inflexión de valores. Destaca el rol de la mujer que vuela, como símbolo de una mujer que ha conseguido liberarse de ataduras ancestrales; el de la maestra espiritual, portadora de un saber, de una ética personal, social y universal que se necesitan para alcanzar la heroicidad; el de la mujer protectora, capaz de luchar por lo que cree, de poner límites y, a la vez, ser compasiva y solidaria, en lugar de competitiva, humana, por encima de todo; y, por último, se ejemplifica la representación del amor en el cine de audiencias de los últimos años.
El amor ha sido considerado por una gran parte del cine, de la sociedad Moderna, y una parte también del feminismo, como el gran mal de la mujer. Amar era volverse estúpido, loco. Y si las mujeres son las mas amorosas, somos también, desde este prisma, las más estúpidas e inestables, en cuento que nos dejamos llevar por el amor.
El cine de audiencias, por el contrario, revindica el amor como rasgo heroico, como clave en la definición de lo que es ser un héroe o una heroína. Ya no aparece como algo peligroso, de lo que hay que desconfiar, representado en esa femme fatal del cine negro, o como algo innecesario, representado por ese héroe clásico del western solitario e invulnerable. Ahora el amor se muestra como un índice de humanidad, como un rasgo distintivo de todo héroe y heroína que se precie. Para mostrar esto, he utilizado como ejemplo dos películas que han conseguido posicionarse entre los primeros puestos de las películas más taquilleras del mundo en las que el amor adquiere la forma de amor por una misma, representado también a través de la sororidad entre mujeres, diluida en la sociedad patriarcal: el amor entre las hermanas de Frozen (Chris Buck, Jennifer Lee, 2013) y el amor madre-hija de Maléfica (R. Stromberg, 2014).

P46

IMG-20160310-WA0000
Esther Marín. Charla-proyección Nuevas Heroínas. Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig.
Anuncios

¿Que te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s